Home slider

La TV sigue siendo una “glotona” y se come la mayor parte del pastel publicitario

La TV sigue siendo una “glotona” y se come la mayor parte del pastel publicitario

Las campañas publicitarias pertrechadas de grandes presupuestos continúan teniendo el foco puesto en la televisión de toda la vida (pese al ascenso protagonizado en los últimos años por los nuevos medios digitales).

Así lo concluye al menos un reciente estudio de la consultora Warc, que puso bajo la lupa más de 600 “case studies”.

De acuerdo con Warc, las grandes campañas publicitarias (aquellas sufragadas con presupuestos de al menos 10 millones de dólares) destinan el 66% de su gasto en medios a la televisión.

En cambio, las campañas de bajo presupuesto (de hasta 500.000 dólares) dedican sólo un 8% del dinero disponible a la pequeña pantalla. En las campañas publicitarias de presupuesto medio (de entre 500.000 y 10 millones de dólares) el porcentaje de inversión volcada en la televisión oscila entre el 25% y el 60%.

Por otra parte, y según las cifras que obran en poder de Warc, la televisión engulle el 35% del gasto publicitario (el equivalente a 141.800 millones de dólares) en doce mercados clave.

Esos mercados son Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos, que acaparan aproximadamente dos terceras partes de la inversión publicitaria en todo el mundo.

Aunque la televisión ha perdido “share” en el conjunto de todos los medios a disposición de los anunciantes, éste se ha contraído únicamente en un 0,9% durante la última década.

Además, de cara a 2018 las agencias de medios consultadas con Warc creen que el gasto publicitario destinado a la televisión aumentará en un 5% en todo mundo tomando como referencia el CPM de los tradicionales spots de 30 segundos.

Vía: www.marketingdirecto.com

La información y comentarios vertidos en esta página y redes sociales, son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan el pensamiento de AAM, quien pone a disposición de sus socios y público en general la información recibida, además no se responsabiliza de la veracidad de ésta y otros antecedentes proporcionados.