Home slider

La televisión no muere y mucho menos a manos del smartphone

La televisión no muere y mucho menos a manos del smartphone

Cuando el mundo digital comenzó su plena expansión, la mayoría de las compañías, cegadas por su encanto, se lanzaron a la piscina con la promesa de solucionar su futuro y dejando atrás a los medios tradicionales que durante tanto tiempo habían demostrado su valía.

Sin embargo, el tiempo pone a todo el mundo en su sitio y, una vez más, las cifras confirman que esta no es una excepción.

Cuando hace unos años todo el mundo auguraba la muerte inminente de la televisión que sería suplantada, sin duda, por el smartphone, Bob Hoffman, el famoso Ad Contrarian, seguía defendiendo el que él considera fraude digital contra viento y marea.

Pero ahora, conforme van apareciendo cada vez más obstáculos para los marketeros, Hoffman se regocija desde su blog y continúa demostrando que la situación se está revirtiendo.

Así, señala que si en 2015 la revista Fortune se hacía eco de un estudio de Nielsen que confirmaba que los smartphones estaban ganando la batalla a la televisión tradicional, la misma compañía en su informe del cuarto trimestre de 2016 mostraba una situación bien distinta.

Nielsen-768x554

Aunque el tiempo de consumo en dispositivos móviles aumenta considerablemente, no parece que esté afectando al consumo de televisión que se mantiene estable.

Es más, si observamos el consumo de vídeo por dispositivo, el smartphone es la última opción, siendo la televisión en directo la ganadora indiscutible acaparando más consumo que el resto de opciones combinadas.

Device-768x774

El único modo de visionado que puede estar causando las pequeñas caídas de la televisión es el multimedia de servicios como Roku o Apple TV pero, desde luego, su notable crecimiento está lejos de ser una preocupación para la televisión pues solo representan el 5% del consumo de vídeo.

Vía MarketingDirecto.com

La información y comentarios vertidos en esta página y redes sociales, son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan el pensamiento de AAM, quien pone a disposición de sus socios y público en general la información recibida, además no se responsabiliza de la veracidad de ésta y otros antecedentes proporcionados.